REIKI EN EMBARAZADAS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) es el organismo de la Organización de las Naciones Unidas
(ONU), que se dedica a gestionar las políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel
mundial.
Fue fundada el 7 de abril de 1948,
Reiki es avalado por la Organización Mundial De La Salud, desde 1995.
Reiki está enmarcado, entonces, en de lo que la OMS declara como Medicina Tradicional (MT) y más
puntualmente dentro de las Terapias Espirituales o terapias sin medicación, como en el caso de la
acupuntura, las terapias manuales.
Por lo que es muy recomendable para las mujeres en etapa de gestación.
Ya que Reiki es puro amor, nada mejor para una mujer que recibirlo durante la maravillosa etapa del
embarazo, el parto y aun antes de la concepción.
La energía de Reiki se nutre del aliento vital de la Divinidad, es por eso que es totalmente compatible
con la gestación de un ser, con la conexión y el vínculo entre madre e hijo y la manifestación del deseo
consiente de tenerlo.
Las sesiones de esta terapia holística, ya sean impartidas por un reikista o de manera personal a modo
de autoreiki, brindan un estado de relajación, calma, seguridad, felicidad, gratitud, y un profundo amor
incondicional que se hace expansible.
Reiki es un faro que guía y acompaña en cada momento de una mujer con deseos de ser madre.
BENEFICIOS
Antes de la concepción:
• Otorga libertad holística.

• Une con la energía creadora de la Pachamama, Gaia o la Madre Tierra.
• Estimula la fertilidad.
• Pone en contacto con la energía de vida más pura.
• Cocrea la autoaceptación de ser expresión creadora de la Divinidad.
Durante la gestación:
• Ayuda a manejar esta etapa con tolerancia y de manera eficiente.
• Colabora con el buen descanso.
• Transmuta los sentimientos de inseguridad, miedo, ansiedad, tensión.
• Relaciona a la madre con él bebe.
• Refuerza la serenidad para afrontar el parto.
En el post-parto:
• Solidifica los instintos maternos y los vínculos afectivos.
• Estimula el entusiasmo por la nutrición.
• Renueva a la mujer su frente a su nueva realidad.
• Incentiva la capacidad de re-nacer en sí misma.
• Restablece el equilibrio en los cuerpos físico, mental y emocional.